Impacto de la Covid-19 en la economía de la UE

Siendo el sector del transporte uno de los principales motores de la economía mundial se ha visto muy afectado por las fluctuaciones del panorama de pandemia actual. Por este motivo, es importante conocer las previsiones futuras y posibles inconvenientes que afecten al sector, así como la evolución de la situación en términos económicos a nivel mundial.

El duro golpe de la pandemia

Dentro de un mes se cumplirán 2 años del comienzo de la pandemia de COVID 19 que ha azotado al mundo entero. Las consecuencias han sido muy similares en la mayor parte de continentes.

En Europa, la situación ha ido mejorando desde marzo de 2020. Primero se intentó controlar con un confinamiento generalizado en casi toda la Unión Europea, una posterior apertura y normalización paulatina, seguida de un proceso masivo de vacunación que, en muchos países como el nuestro, cuenta con porcentajes de inoculación de la población de los más elevados en todo el mundo.

En el año 2020, la economía de la Unión Europea decreció casi un 6% debido a la paralización de la actividad por la pandemia, y en España concretamente más de un 10% debido a su dependencia del turismo exterior (entre otros factores).

Pese al último aluvión de contagios de esta última ola, empezamos a ver noticias positivas en el ámbito económico referentes al 2021 y previsiones muy buenas para este año 2022.

Previsiones económicas en la UE

La Unión Europea estimó un cierre de 2021 con un crecimiento de toda la UE de un 5% en sus últimas previsiones económicas, y en España, más concretamente, en torno a un 4,6%.

Para 2022, según las previsiones de la Comisión Europea, nuestro país encabeza las listas de previsión de crecimiento con un 5,5%, más que ningún otro país de la toda la Unión Europea.

Todas estas previsiones de 2022, se recogen en el informe de Previsiones económicas de la Comisión Europea de Otoño de 2021.

¿Más cambios?

Desde finales de 2021 hasta ahora, toda la Unión Europea está sufriendo otra ola de contagios de la variante Ómicron. Ola que parece estar empezando a remitir y aunque con mayor número de contagios, está presentando resultados menos devastadores que los de 2020 en cuanto a presión asistencial y en gran medida gracias también a los niveles de vacunación que tenemos. ¿aun así habrá afectado este último repunte a las previsiones de crecimiento de 2022?

Lo que está claro es que la recuperación está en marcha y parece que la economía en su conjunto está empezando a crecer, y esperemos que de manera consolidada.

Hechos que agravan aún más la situación

  • Las grandes fluctuaciones en la demanda que sufrimos en 2020 debido a las paralizaciones producidas por la pandemia han hecho presionar mucho la cadena de suministro, las grandes superficies como supermercados han tenido picos de demanda durante 2020 superiores a periodos navideños de otros años, que han ocasionado la falta y encarecimiento de ciertas mercancías.
  • La falta de microchips procedentes de Asia debido a las recurrentes paralizaciones en la producción por la pandemia está presionando mucho en la industria, haciendo que la demanda sea muy superior a la oferta y los plazos de entrega en muchos productos, como los vehículos, sean más elevados que nunca
  • La crisis de los contenedores que supone una gran dificultad para el funcionamiento del transporte.

La normalización de la pandemia, la adaptación a ella, y sobre todo la estabilización de la demanda, está haciendo que la cadena de suministro esté empezando a volver a la normalidad poco a poco.

¿Será 2022 el año donde podamos superar y dar por finalizada la crisis económica ocasionada por la pandemia? Tenemos motivos para pensar que sí.