Según los analistas del sector, la actual situación geopolítica, responsable en gran medida del actual alza de los costes, muestra pocos signos de que vaya a mejorar a corto plazo, y se espera que los precios de la energía sigan siendo inestables hasta bien entrado el año 2023.